PÉRDIDA GESTACIONAL EN EL PRIMER TRIMESTRE

por | Jul 7, 2020 | Maternidad / mamá, Preparto | 1 Comentario

La pérdida gestacional se produce de manera más frecuente de lo que imaginamos. Una de cada cuatro mujeres sufrirá una pérdida gestacional a lo largo de su vida. Si lo piensas, es una proporción bastante elevada; y si ahora te digo que pienses en la gente cercana que conoces que haya sufrido una pérdida gestacional, la mayoría de vosotros me diréis que o no conocéis a nadie o que conocéis a muy pocas mujeres que lo hayan sufrido.

Pero ¿cómo puede ser esto posible si hemos dicho que una de cada cuatro mujeres lo sufre? Esto se debe a que el duelo perinatal es un gran desconocido y olvidado por nuestra sociedad y nuestras instituciones.
La gran mayoría de las veces que esto sucede, los futuros padres no han compartido la gran noticia con mucha gente porque hay que mantenerlo en secreto hasta pasado el primer trimestre, “por si algo no va bien”. Eso significa que, si ocurre, viviremos
nuestro duelo en silencio, como si no hubiese ocurrido con la intención de minimizar la pérdida.

El camino que se empieza para ser padres no empieza en el momento en el que ves a tu bebé por primera vez, es un largo recorrido que comienza cuando la pareja se plantea tener un bebé, fantasea con como será su bebé, si será niño o niña, cómo cambiará sus vidas cuando el bebé llegue. Continúa con el positivo en el test de embarazo, cuando al verlo sientes lo poderosa que eres por estar albergando una vida.

Cuando nos encontramos con esta terrible noticia hay una gran desinformación alrededor. Este tipo de pérdidas pueden diagnosticarse a través de una ecografía que confirme que no hay crecimiento fetal ni latido y otras veces puede diagnosticarse tras la aparición de dolor y sangrado. Tras el diagnóstico se deben explicar las distintas formas de manejo de la pérdida para que podamos elegir cual es la que nosotras
queremos.

  • Manejo expectante: Respetar los tiempos, dejar que de forma natural el cuerpo sea el que complete el proceso. Este manejo no está recomendado en caso de que la mujer curse con fiebre y con una hemorragia abundante. Este método es el menos eficaz y ha de realizarse seguimiento durante las dos semanas siguientes al diagnóstico. Una vez transcurridas estas dos semanas si todavía no se ha completado el proceso, habrá que ofrecer otro tipo de tratamiento.

 

  • Manejo farmacológico: En este tratamiento se administra un fármaco que lo que hace es producir contracciones para que se produzca la salida del feto y del resto de los componentes del embarazo. Este fármaco se administra a través de la vagina. Puede tener una serie de efectos secundarios como son el sangrado abundante, dolor abdominal, fiebre, diarreas, vomito, infección… Su eficacia es bastante elevada y las complicaciones solo suelen ocurrir en una tasa muy baja del 3%. Al igual que el manejo expectante, requiere de revisión en las siguientes dos semanas para asegurarnos que se ha completado el proceso. En el caso de que todavía existan restos en la cavidad uterina se podrá ofrecer una segunda dosis del fármaco o por el contrario tratamiento quirúrgico.

 

  • Manejo quirúrgico: Más conocido como legrado. El legrado es un procedimiento quirúrgico que realiza la aspiración del contenido del útero. Es la opción más eficaz de las tres que hemos hablado. Debería ser primera opción en caso de una hemorragia excesiva, infección y pérdidas incompletas. Este tipo de procedimientos requieren de anestesia local o sedación. Pueden tener una serie de complicaciones como son:
    Perforación uterina, traumatismo cervical, infertilidad, posibilidad de tener un parto prematuro en la siguiente gestación. Este tipo de tratamiento tiene más riesgo de producir una complicación grave que los otros tratamientos.

HAY QUE DAR A CADA DUELO LA IMPORTANCIA QUE MERECE, EL TIEMPO QUE MERECE Y LA EMPATÍA QUE MERECE.


 

Como veis, cada uno de los manejos tienen sus pros y sus contras. La decisión de que manejo se realiza debe ser elegido por la mujer, tras recibir la información de los distintos tipos de manejos que existen y de los riesgos que conllevan de manera global y en su caso en particular. No deberían sentirse coaccionadas a elegir uno u otro.

Debemos tener en cuenta que este no es el único aspecto para tratar con los padres, hay otra esfera que es la psicológica que es tan importante como la física. Muchas veces los padres se ven solos, sin información y sin ayuda. Debemos hablar de la importancia de despedirnos de nuestro bebé. No importa de las semanas que estemos, tenemos que saber que podemos hacerlo, que podemos hablar a nuestro bebé, darle las gracias por lo bonito que nos ha aportado en esas semanas de gestación, despedirnos de él o decirle lo que necesitemos.

Cada persona es distinta y lleva su duelo de una manera, pero lo que debemos tener en cuenta es que el dolor no se mide por las semanas de gestación, ni por la edad que se tenga, ni por lo mucho o poco que haya costado quedarse embarazada, ni si es tu primer bebé o tu tercero.
No ayudan nada esas frases de consuelo que se utilizan con la intención de hacer sentir mejor a la pareja: “sois jóvenes”, “estabais de muy poco”,
“volverás a quedarte embarazada”. Todo este tipo de frases lo único que crean es un sentimiento de dolor en la pareja, de incomprensión, de minimización del dolor.

Cuando nos encontremos en una situación así, es mejor no decir nada si no sabemos que decir. Estar ahí, un “lo siento”, un abrazo… El duelo es algo personal que no tiene un tiempo exacto, ni se debe de vivir de la misma manera. La pareja deberá llevarlo de
la manera que ellos consideren, darse el tiempo que ellos necesiten. Hay veces que se puede necesitar la ayuda de un profesional para saber gestionar la perdida y no pasa nada. La salud mental es tan importante como la física y si necesitamos ayuda, debemos buscarla.

Ojalá algún día, este no sea un tema tabú. Ojalá que no haya que silenciar, ni minimizar el dolor que supone la pérdida de un bebé. Ojalá sepáis, que en Baby Suite siempre estamos aquí para acompañaros.

 

Maria Vega

Matrona de Baby Suite

Paula Camarós

Paula Camarós

Matrona y CEO de BabySuite by Pau

Mi nombre es Paula Camarós y desde siempre supe que queria ser matrona. Durante mis años de experiencia y durante el embarazo de nuestra primera hija, decidí empezar a contar y explicar la maternidad de una manera diferente. Haciendo entender a todas las mamás y papás el por que de las cosas con un unico objetivo, humanizar y normalizar una maternidad mucho mas respetada donde los padres sean los verdaderos protagonistas. En este Blog, encontrareis mucha informacion, anecdotas y consejos que os ayudaran desde el primer dia. Bienvenidas a Baby Suite.

 

¡DÉJANOS TU OPINIÓN O DUDAS EN UN COMENTARIO!

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.