CÓMO EMPUJAR EN EL PARTO.

por | Feb 12, 2019 | Maternidad / mamá, Parto | 2 Comentarios

A menudo me preguntáis que cual es la forma correcta de empujar en el parto. Muchas mamis que realizan la preparación al parto en Baby Suite llegan confundidas por la idea de que se debe empujar aguantando la respiración, y lo mas gratificante, es que todas las parejas se van entendiendo a la perfección el proceso del parto y expulsivo y sobre todo dominando la técnica de los pujos.

Os avanzaré algo esencial: somos mamíferas y por tanto nacemos sabiendo parir. Es más, a una mujer en dilatación completa y con sensación de pujo no haría falta decirle como debe hacerlo. Uno de los problemas en relación a la inefectividad en los pujos es el uso (o abuso) de la epidural. Las mujeres con un bloqueo epidural son mujeres que no tienen sensación de pujo y además no son capaces de localizar el área donde deben empujar.

Con la epidural se llevan a cabo los pujos dirigidos, que son aquellos que la mujer realiza cuando su matrona le indica cuando y donde debe empujar. Por el contrario y como os comentaba antes, los pujos espontáneos son los que la mujer realiza de manera instintiva cuando su cuerpo siente la necesidad.

DIFERENCIA ENTRE PUJOS DIRIGIDOS Y PUJOS ESPONTANEOS.

-Cuando una mujer empuja cuando siente la necesidad (pujo espontáneo), vemos que el progreso es mas rápido, las mujeres empujan con mucha energía y se sienten desinhibidas realizando sonidos mas guturales.

-Por el contrario, cuando las matronas os indicamos donde, cuando y como empujar (pujo dirigido) os solemos pedir que llevéis la barbilla al pecho, con las manos agarréis las barras laterales o bien vuestros muslos por dentro. A continuación se os pedirán pujos de unos 10 segundos aguantando la respiración, es decir en apnea, a esto técnicamente le llamamos maniobra de Valsalva. Y os diremos que empujéis como si quisieseis hacer caca en el baño.

HEMOS NACIDO DISEÑADAS PARA DAR A LUZ.

CUAL ES MEJOR:

La evidencia es clara. Empujar a “labios partidos” o a “glotis abierta” hace que no tensemos la mandíbula y por tanto el útero. Por ese motivo en Baby Suite siempre os enseñamos a empujar de esta manera. Incluso en aquellas mujeres que tienen claro que recurrirán a la epidural. Una buena formación y tonificación de nuestro útero, transverso y suelo pélvico es clave.

Empujar mientras aguantamos la respiración, es sinónimo de estar empujando en tensión, por tanto estamos evitando que el oxigeno llegue a nuestros órganos. La evidencia dice que llevando a cabo los pujos en Valsalva los bebes tienden a nacer con un pH peor. Pero en mamá también ha demostrado efectos negativos, como son: mas daño al suelo pélvico, presión intracraneal elevada, sensación de mareo, dolor en los ojos y derrames

AGUANTAR LA RESPIRACIÓN DURANTE LOS PUJOS, NO ES RECOMENDABLE.

HAY QUE DEJAR DE EMPUJAR EN ALGUN MOMENTO?

Pues si… Os explico:

Gracias al poder de las contracciones uterinas, y los pujos de mami, el bebé se va colocando, va buscando el mejor y mas reducido diámetro para por fin, salir al exterior. Cuando ya ha pasado el final de la pelvis, el bebé flexará su cabeza y es ahí cuando comenzaríamos a ver la cabecita del bebé, generalmente la coronilla o occipucio.

Es en este momento cuando las mamis (que en muchas ocasiones les ofrecemos verlo gracias a un espejo) se desesperan. Esto les ocurre ya que es en este momento cuando el bebé sale un poquito pero vuelve a esconderse, por lo que ellas piensan que no lo están haciendo bien. Pero por fin, llega el momento en el que vemos que el bebé no se mete más, y con cada contracción está un poquito mas fuera.

Cuando la cabecita comienza a coronar sin retraerse mas, el periné se distiende al máximo, aquí es súper importante que vuestra matrona controle el expulsivo cos sus manos y además vaya guiando a mami en lo que serán los últimos segundos.

Es en este justo momento cuando el periné alcanza su mayor elasticidad (aprovecho para recalcar la importancia de realizar masaje perineal) y notaremos el anillo o aro de fuero.

A mi me gusta explicar a mis mamis “LA TÉCNICA DE LAS 10 VELAS”, funciona genial.

Cuando la frente comienza a salir, controlo mucho la fase del expulsivo final con mis manos. (Esta técnica se llama “hands poised”, y realicé una tesina sobre ello cuando estudiaba en Reino Unido) Entonces le pido a la mujer que deje de empujar y solo sople 10 velas imaginarias. Gracias a estos soplidos cortitos, estará realizando 10 pujos muy cortitos y controlados, que harán que gracias a la protección del periné consigamos ver nacer la cabeza evitando desgarros.

A continuación el bebé procederá a la restitución, que es un giro que realiza hacia un lado u otro (eligiendo de nuevo el menor diámetro) y será con la siguiente contracción cuando el cuerpo del bebé nazca.

A modo curioso os contaré que los expulsivos de las mujeres con epidural y de las mujeres sin ella, son muy diferentes. Siempre os hablo del poder de la gravedad, del movimiento, y como todo fluye mejor cuando mami se mueve y ayuda a su bebé a encontrar el camino. Tristemente casi todas las mujeres en nuestro país dan a luz tumbadas es la cama, pero esta es la peor posición para hacerlo. Os reto a que cuando estéis estreñidas intentéis hacer caca tumbadas en una cama.

Difícil verdad? Lo mismo ocurre en el expulsivo.

Una mujer sin epidural, no solo sabe cuando y como empujar, si no que es fascinante como en su bebé se produce lo que técnicamente llamamos “reflejo de eyección fetal”. Tal y como su nombre indica, es un reflejo involuntario mediante el cual la mujer empuja de manera intensa, imposible de controlar, y hace que el expulsivo sea mas corto y mas eficaz. Se sabe gracias a la evidencia que los ligamentos y músculos de la mujer se relajan para que sin dificultad el bebé pueda salir mejor gracias al poder de las contracciones y de los pujos de mami.

Como fue tu expulsivo? Cuéntamelo en comentarios.

Paula Camarós

Paula Camarós

Matrona y CEO de BabySuite by Pau

Mi nombre es Paula Camarós y desde siempre supe que queria ser matrona. Durante mis años de experiencia y durante el embarazo de nuestra primera hija, decidí empezar a contar y explicar la maternidad de una manera diferente. Haciendo entender a todas las mamás y papás el por que de las cosas con un unico objetivo, humanizar y normalizar una maternidad mucho mas respetada donde los padres sean los verdaderos protagonistas. En este Blog, encontrareis mucha informacion, anecdotas y consejos que os ayudaran desde el primer dia. Bienvenidas a Baby Suite.

¡DÉJANOS TU OPINIÓN O DUDAS EN UN COMENTARIO!

2 Comentarios

  1. Sin epidural, 5 pujos y estaba lloriqueando en mi pecho

    Responder
  2. Hola Paula! Te comento, este tema me tiene fascinada al mismo tiempo que me da mucha impresión. Por lo general siempre he tenido reglas dolorosas y me han comentado que entonces es probable que tengo una predisposición mayor a tolerar el dolor de las contracciones y del expulsivo en general. Tiene relación? Porque por lo menos lógica sí que tiene… Me gustaría dar a luz sin epidural o como mucho investigar si en el hospital donde daré a luz ya disponen de la epidural walk para poder moverme…( esto de tener las piernas en alto al tener una cadera más alta que la otra y ser tan pequeña me resulta super incomodo , de hecho es lo que mas me horroriza del parto.. tener que estar en esa postura- es algo que puedo decidir en el » último» momento en función de mi aguante? Se supone que si hasta la dilatación era soportable el dolor del expulsivo es similar? Gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.