5 MITOS Y 5 VERDADES SOBRE EL HIPNOPARTO

por | Oct 6, 2020 | Maternidad / mamá, Parto | 0 Comentarios

Nuestra instructora Nazaret Cañete, formadora certificada en hipnoparto por la escuela británica de KGH, comparte hoy con vosotras 5 mitos y 5 verdades sobre el hipnoparto para ayudaros a entender en qué consiste esta técnica y cómo puede ayudaros a conseguir vivir vuestro parto en calma.

El hipnoparto favorece la vivencia calmada del parto sean como sean las circunstancias en las que éste se desarrolle. A pesar de que cada vez este método de preparación es más conocido, aún existen bastantes dudas sobre lo que es. Esto es así porque en muchas ocasiones se “vende” esta formación sin estar realmente formada en la técnica creyendo que es meditación o “respiración” haciendo referencia al parto, cuando no tiene nada que ver.

El método de hipnoparto Nacer en calma que se imparte en exclusiva para Baby Suite va más allá del “control de la respiración”. Es un programa compuesto de psicoeducación relativa al parto, autoconocimiento, conocimiento de la pareja y además, técnicas que permiten activar la respuesta de calma para vivir el parto generando un entorno seguro.

Muchos son los mitos que tenemos en referencia la hipnoparto, aquí comparto aquellos que normalmente componen esa visión sesgada sobre esta metodología:

5 Mitos: 

1. El hipnoparto elimina el dolor de parto.

El hipnoparto no te asegura un parto sin dolor, pero sí te asegura un parto sin sufrimiento. En la formación con hipnoparto la madre entiende que el dolor es parte del proceso pero que no es lo central. Asumir que el dolor estará ahí porque favorece la activación de las respuestas físicas y comportamentales que acompañan al parto, evita la activación de la respuesta de huida una vez este se inicia, generando así la respuesta de calma, la producción de oxitocina y endorfinas y por tanto, mayor bienestar materno.

2. El hipnoparto es meditación.

Los métodos de relajación, meditación e hipnoparto, comparten el proceso inicial de la práctica en el que se modula la activación física. Y es que, para poder relajar la mente, es importante relajar el cuerpo. Pero el hipnoparto tiene otro objetivo y es dejar ir, asumir que será importante dejarse llevar hacia donde la “burbuja de parto” nos lleve.

3. El hipnoparto es “aprender a respirar” para el parto.

Gracias a relacionar las diferentes fases de parto con las respiraciones de hipnoparto, lo que se consigue es gestionar el nivel de activación atencional, concentrase en visualizar lo que está sucediendo en el cuerpo y de esta forma, ayudar a la fisiología. Por tanto, la respiración es un medio no un fin del hipnoparto. De hecho, las respiraciones se practican en unión con el resto de técnicas, habiendo madres que prefieren no centrase en respirar sino en cantar, vocalizar, generar un movimiento armónico en su cuerpo etc.

4. El hipnoparto solo favorece al parto fisiológico, si me hacen una cesárea o inducción, no me servirá.

Desde Nacer en calma siempre indicamos a las mamás que “todos los partos son naturales”, algunos serán fisiológicos, otros inducidos otros requerirán de una cesárea. En cualquiera de los casos, la madre tomará decisiones desde la calma, no desde el miedo. De hecho, favorece a todo tipo de parto. Porque lo que marca la diferencia es la actitud de la madre al respecto de si misma. El hipnoparto favorece que la mujer se respete y desde ahí, elija en base a las necesidades específicas de su propio cuerpo, de su hija o hijo y de cómo se desarrollen las circunstancias.

5. El hipnoparto es “solo para hippies”.

No, el hipnoparto está dirigido a toda aquella mujer que desee tomar las decisiones sobre su parto, disfrutarlo y vivirlo en calma, sean cuales sean las circunstancias. El hipnoparto te libera de etiquetas, te permite saltarte las limitaciones que tu entorno te ha inculcado al respecto de “como debes esperar vivir tu parto”. A lo largo de la formación entendemos como es importante establecer un esquema mental nuevo al respecto de lo que sucederá en el parto, para ser nosotras quienes elijamos cómo comportarnos.



TU PUEDES CONTROLAR LA CALIDAD DE TUS PENSAMIENTOS



 

 5 Verdades: 

1. El hipnoparto ayuda a vivir la maternidad de forma diferente.

Así es, el hipnoparto te hace descubrir que aquello que piensas, aquello que te han contado al respecto del parto, no ser verdad. Aprendes a aceptar que las cosas pueden estar bien, incluso aunque no terminen saliendo como te esperabas y lo que es más importante, aprendes que tu opinión es la que cuenta, más allá del ruido exterior.

2. El hipnoparto mejora a relación de la pareja.

Me atrevería a decir que en algunas ocasiones la formación en hipnoparto transforma más a los papás que a las mamás. Es increíble el cambio que experimenta la pareja a lo largo del recorrido del curso. Los papás llegan llenos de inseguridades, miedos, incertidumbre, sin saber muy bien cuál es su lugar el día del parto y salen llenos de confianza, sabiendo que son necesarios, qué se espera que hagan para colaborar y salen más unidos a su pareja.

3. El hipnoparto favorece partos menos intervenidos.

Las madres que disfrutan del hipnoparto en sus partos entienden que el parto no es “como en las películas”, se preparan para esperar, escucharse y no asumir intervenciones “rutinarias”, además al contar con el apoyo de sus parejas, porque durante el embarazo se han trabajado y han conocido qué si y qué no quieren.

4. El hipnoparto favorece la recuperación en el postparto.

Efectivamente, una madre que ha parido de forma libre, eligiendo qué si y qué no, sin tensiones ni miedos, ha generado una experiencia de parto, que más allá de cómo hayan sido las circunstancias, ha resultado placentera, de forma que tanto su mente como su cuerpo no han sido maltratados y eso hace que afronten la maternidad de forma más favorecida y amable.

5. El hipnoparto favorece la lactancia materna.

El aprendizaje sobre la importancia de respetar los tiempos del cuerpo, sobre la importancia de respetar el papel de la madre y de entender que el cuerpo de la madre es necesariamente el hogar del bebé en los primeros meses, hace que tanto la madre como el padre, “vayan a una”. Se favorece el vínculo y el apego así como las conductas de cuidado y autocuidado, además de entender que la lactancia como proceso no instintivo para la madre, en ocasiones requiere de pedir ayuda sabiendo que si lo necesitan, tendrán gente en quien apoyarse.

Como profesional certificada dedicada ya varios años a impartir esta formación, te garantizo que el curso marca un antes y un después en la vida de la pareja y en la vida de esa nueva familia. En todos los casos las familias disfrutan de partos satisfactorios y llenos de amor.

No olvides que aquello que tu mente piensa, es seguido por tu cuerpo. Ayúdate de esa herramienta y no dudes en formarte.

Nazaret Cañete

Formadora de Hipnoparto en Baby Suite 

Paula Camarós

Paula Camarós

Matrona y CEO de BabySuite by Pau

Mi nombre es Paula Camarós y desde siempre supe que queria ser matrona. Durante mis años de experiencia y durante el embarazo de nuestra primera hija, decidí empezar a contar y explicar la maternidad de una manera diferente. Haciendo entender a todas las mamás y papás el por que de las cosas con un unico objetivo, humanizar y normalizar una maternidad mucho mas respetada donde los padres sean los verdaderos protagonistas. En este Blog, encontrareis mucha informacion, anecdotas y consejos que os ayudaran desde el primer dia. Bienvenidas a Baby Suite.

 

¡DÉJANOS TU OPINIÓN O DUDAS EN UN COMENTARIO!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.