¿CÓMO ACTUAR ANTE UNA INGURGITACIÓN MAMARIA? LA SOLUCIÓN

por | Mar 20, 2020 | Bebé, Maternidad / mamá, Recien Nacido | 1 Comentario

La lactancia materna es una experiencia maravillosa, no solo por su valor nutricional para el bebé, también por ese momento inigualable de conexión con nuestros bebés.
Pero hay veces que pueden surgir problemas que hacen que esta experiencia no sea tan positiva. Desde Baby Suite siempre buscamos ayudaros, para que todas aquellas mamás que queréis dar el pecho podáis disfrutarlo y solucionar los problemas que se pueden presentar durante la lactancia.
Tras el nacimiento, los primeros días el bebé se alimenta del calostro. El calostro es denso y concentra una gran cantidad de proteínas y nutrientes. El estómago del bebé es muy pequeño y con pequeñas cantidades de calostro consigue la cantidad necesaria de alimento que necesita en los primeros días. Al tercer día más o menos, se produce la subida de la leche, un proceso fisiológico que hace que las mamas se
llenen, aumenten su tamaño, se noten más turgentes. Al poner al bebé al pecho y tras una toma efectiva, disminuyen su tamaño, se ablandan y si existía un poco de molestia desaparece.

¿Qué ocurre si el pecho no se vacía correctamente o si pasamos muchas horas sin dar el pecho?

Cuando el bebé no hace tomas efectivas o pasa muchas horas sin mamar puede producirse una ingurgitación. La ingurgitación hace que el pecho se inflame, se tense, la piel adquiere un color brillante y puede producirse edemas y zonas enrojecidas. Esto se produce no solo por la leche acumulada, si no también por una inflamación del tejido mamario, obstruyendo los conductos mamarios e impidiendo también el drenaje linfático. Esto se traduce en una dificultad para amamantar ya que la leche no puede fluir con normalidad, al igual que el pezón que debido a la
inflamación se puede aplanar, dificultando que el bebé pueda agarrarse y a su vez que pueda vaciar el pecho.
La ingurgitación mamaria puede ser muy dolorosa y si no se trata puede llevar a producir obstrucción de algún conducto, mastitis e incluso a un absceso mamario.

¿Cómo tratarla?

  • Ofreciendo el pecho de manera frecuente. Prestando especial atención al agarre y a la posición. Tenemos que asegurar un vaciamiento efectivo de la mama, si estáis experimentando problemas no dudéis en buscar ayuda de vuestra matrona para mejorar el agarre y asegurar buenas tomas.
  • Si el pecho está muy tenso, duro y el bebé no puede agarrarse, podemos realizar extracción (preferiblemente manual) de leche para ablandar el pecho y facilitar el agarre del bebé.
  • Si el pezón está aplanado, molesta y los conductos están cerrados, podemos realizar presión inversa suavizante. Consiste en masajear la zona de la areola con los dedos, ejerciendo presión sobre esta para desplazar el exceso de líquido en esa zona y facilitar el drenaje de leche. El masaje se debe realizar durante varios minutos, hasta que comencemos a ver gotitas de leche.
  • Para ayudar a que la leche fluya con más facilidad, antes de las tomas se puede aplicar calor durante un par de minutos y realizar un masaje (manual o con una bola masajeadora miofascial) para ayudar a que los conductos se dilaten y la leche fluya mejor.

SI LA LACTANCIA MATERNA DUELE, ES UN SIGNO DE QUE HAY ALGO QUE CORREGIR


 

  • Después de las tomas, para aliviar la sensación de hinchazón se puede aplicar frío para ayudar a reducir la inflamación.
  • El uso del colector, puede ayudar a reducir el exceso de leche y ayudarnos a disminuir la inflamación. Mientras ponemos al bebé en un pecho en el otro se puede utilizar el colector para que gracias al reflejo de eyección saquemos el exceso de leche. Debemos tener en cuenta que si antes de aplicarlo realizamos masaje y aplicamos un poco de calor ayudaremos a que la leche fluya mejor. Con la leche que obtengamos, podemos empezar a hacer un banco de leche. La leche obtenida del mismo día se puede guardar junta. Para juntarla debe estar a la misma temperatura, es decir, cuando la leche es extraída la podemos guardar en una bolsita e introducirla en la nevera; en la siguiente toma, guardamos el colector con la leche obtenida de esa toma en la nevera y cuando esté a la misma temperatura que la de la anterior toma se pueden mezclar. Al finalizar el día y si no la hemos necesitado se puede congelar para utilizarla en el futuro.
  • En el caso de que el bebé no haga un buen vaciamiento del pecho, la mejor manera para extraernos la leche es de forma manual. El sacaleches puede ser contraproducente, porque al intentar extraer leche cuando los conductos están obstruidos por la inflamación puede producir un aumento de la inflamación y edema alrededor del pezón. Por ello, la mejor manera es la extracción manual. En el caso de que nos resulte complicado y necesitemos utilizar el sacaleches, debemos masajear el pecho y aplicar un poco de calor para que la leche fluya mejor. Importante utilizarlo como máximo durante 5-10 minutos y no vaciar el pecho, simplemente vaciar el exceso para aliviar la inflamación.
  • Podemos aprovechar el calor húmedo de la ducha, para realizar un masaje y extraernos leche para aliviar también el pecho.
  • Uso de antiinflamatorios (prescritos por tu médico) para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Uso de un sujetador de tamaño adecuado, con ajuste correcto, sin aros y a poder ser de algodón 100%.
  • Mantener una buena hidratación y alimentación variada. La lactancia materna requiere mucha energía y mucha cantidad de agua; por ello es importante hacer hincapié en mantenernos bien hidratadas.
  • En el caso de que el edema e inflamación sea muy severo, la radiofrecuencia (Indiba®) ayuda al drenaje linfático, reduciendo la inflamación, la retención de líquido en los tejidos mamarios y ayudando a prevenir obstrucciones y mastitis.

Todas estas medidas nos pueden ayudar a prevenir y reducir la ingurgitación. Proporcionando una lactancia sin dolor y sin complicaciones. Todas estas pautas son pautas generales, por ello es importante buscar ayuda de un profesional cuando haya problemas en la lactancia, para atajar el problema cuanto antes y así evitar complicaciones que pueden poner en riesgo la continuidad de la lactancia materna.

Si crees que tienes este problema en Baby Suite podemos ayudarte.

Aquí os dejo el link de algunos de los productos que he nombrado, que os pueden servir de ayuda para tratar la ingurgitación:

 

María Vega

Matrona de Baby Suite

Paula Camarós

Paula Camarós

Matrona y CEO de BabySuite by Pau

Mi nombre es Paula Camarós y desde siempre supe que queria ser matrona. Durante mis años de experiencia y durante el embarazo de nuestra primera hija, decidí empezar a contar y explicar la maternidad de una manera diferente. Haciendo entender a todas las mamás y papás el por que de las cosas con un unico objetivo, humanizar y normalizar una maternidad mucho mas respetada donde los padres sean los verdaderos protagonistas. En este Blog, encontrareis mucha informacion, anecdotas y consejos que os ayudaran desde el primer dia. Bienvenidas a Baby Suite.

 

¡DÉJANOS TU OPINIÓN O DUDAS EN UN COMENTARIO!

1 Comentario

  1. Excelente, me encanta como explican los temas

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.